Todos sabemos que el presupuesto diario no es algo fácil de hacer. Incluso puede convertirse en un verdadero calvario cuando tienes que hacer malabares con varios pagos mensuales. Afortunadamente, ante una situación así, la consolidación del crédito es una solución ideal para hacer más cómodas sus finanzas y, sobre todo, para protegerse del sobreendeudamiento.

¿En qué consiste la consolidación de créditos?

También conocida como recompra de créditos, la consolidación de créditos, como su nombre indica, es una operación bancaria que consiste en agrupar varios préstamos pendientes tomados con una o más instituciones de crédito. Por lo tanto, el prestatario recibirá un único préstamo. Una consolidación de crédito significa un solo pago mensual, una sola tasa, un plazo fijo, una sola persona de contacto y un solo retiro. Además, el prestatario puede reprogramar su nuevo crédito con el fin de reducir sus pagos mensuales, lo que le permite pagar sus deudas en las mejores condiciones posibles.

La recompra de créditos es una solución a medida que el prestatario puede aprovechar para simplificar y agilizar la gestión de su presupuesto. Así, se beneficia de un nuevo margen de maniobra en su vida cotidiana y en sus préstamos. El valor añadido de esta solución radica en que puede incorporar un nuevo préstamo para financiar nuevos proyectos como la adquisición de un coche o una propiedad, viajes, trabajos adicionales, etc.

Es bueno saberlo: en el marco de una consolidación crediticia, es posible recomprar cualquier tipo de crédito, es decir, crédito al consumo (crédito rotativo, crédito para automóviles, crédito personal, etc.), crédito inmobiliario. También puede incluir sobregiros y deudas bancarias (deudas familiares, deudas fiscales, deudas impagadas, rechazos…).

¿Qué hay del mecanismo de consolidación del crédito?

En el caso de que ya no pueda gestionar sus pagos mensuales acumulados, es hora de agruparlos para poner fin a sus difíciles finales de mes. Por lo general, hay varios pasos en el proceso de consolidación del crédito:

1er paso: para completar con éxito una consolidación de crédito, primero debe identificar las organizaciones que ofrecen ofertas que se adapten a su perfil. Para ello, es conveniente realizar una simulación o recurrir a un corredor especializado en la recompra de créditos. En todos los casos, estará acompañado por un profesional que podrá guiarle hacia la solución que mejor se adapte a sus necesidades.

2º paso: después de hacer su solicitud, un asesor analizará su información en detalle y luego comenzará la revisión del expediente. En este caso, su corredor le ayudará a compilar su archivo de consolidación de crédito. Todos los documentos que componen su expediente deben justificar su situación personal, su situación familiar, su nivel de ingresos, su lugar de residencia, su situación patrimonial…

3ª etapa: en cuanto recibamos su solicitud, un analista financiero estudiará la viabilidad de su proyecto centrándose en todos los puntos principales: ratio de endeudamiento, lo que queda por vivir, situación profesional, etc…

4ª etapa: una vez validado su expediente, su asesor especializado le hará una oferta que corresponda a su situación, acompañada de un contrato que enumere todas las condiciones de la consolidación del crédito (coste total del crédito, plazo de reembolso, tasa, importe de la nueva mensualidad, etc.). Todo lo que tienes que hacer es firmarlo.

5º paso: una vez firmado el contrato, la organización que comprará sus créditos acumulados actuales, pagará directamente sus préstamos con las instituciones correspondientes. Al mismo tiempo que el reembolso de las instituciones de crédito, se libera el importe de su nuevo préstamo.

¿En qué casos podría rechazarse un expediente?

Antes de validar su solicitud y luego de proponer la oferta que corresponde a su perfil, el analista financiero la examinará en detalle. Varias situaciones pueden conducir al rechazo de su solicitud: es un trabajador precario (contrato de duración determinada o temporal), está sujeto a un registro bancario de deudas impagadas, su garantía hipotecaria está lejos de ser suficiente en el contexto de una compra hipotecaria, está solicitando de nuevo una consolidación de crédito tras una consolidación anterior.